Pomodoro es una técnica de productividad, enfocada en reducir los tiempos de trabajo mediante la concentración y administración de tareas en periodos de 25 minutos, el nombre que su creador le dio (Francesco Cirillo) se asocia a los temporizadores de cocina con forma de tomate.

Muchas veces los problemas de falta de tiempo y acumulación de tareas, se debe a que no sabemos organizar bien nuestro tiempo y ni siquiera nos damos cuenta. Destinamos tiempo de nuestras jornadas a tareas que nos desconcentran y nos sacan de lo que estamos haciendo, las que muchas veces son innecesarias (revisar las redes sociales, pararse sin razón alguna, actualizar la bandeja de entrada del correo, entre muchas otras).

El objetivo de este método, es repartir la jornada en pequeños segmentos de 25 minutos de concentración intensiva, alternados con breves descansos de 5 minutos. 25 minutos de concentración nos permiten avanzar de manera sustancial en los deberes, pero sin agotarnos como para empezar a ser menos productivos.

¿Cómo empezar?

1 Primero debes definir una actividad que desees realizar.
2 Luego debes medir tus 25 minutos con lo que tengas a mano (Celular, una aplicación, un reloj de cocina o lo que tengas cerca).
3 Trabaja sin pausas, sólo en la tarea definida hasta que el tiempo se acabe. Recuerda que debes evitar distracciones. Al principio no es tan fácil enfocarte en una sola tarea, pero mientras más lo intentes, más productivo y enfocado estarás.
4 Disfruta tu descanso de 5 minutos. (Puedes hacer una pausa recreativa, ir a prepararte un té o café, salir a tomar aire, mirar por la ventana o alejarte del computador), disfruta tu pausa en la medida que te permitan tus actividades.
5 Repite esto 3 o 4 veces más y luego toma un descanso de 15 minutos.

Es importante que consideres que hay tareas que toman más de uno o dos módulos de trabajo de 25 min, para esto sigue trabajando todos los módulos que necesites con sus respectivas pausas.

Finalmente… ¡No te desanimes! Probablemente las primeras veces no te funcione del todo, como cualquier proceso, requiere de tiempo y práctica para mejorar.

 

 

 

comentarios

  1. Imagen de perfil de Caupolicán  Stalin Amigo Julio
    Caupolicán Stalin Amigo Julio

    Es verdad, en la clasificación de acciones diarias debemos distinguir entre lo Urgente y lo Importante.
    Generalmente Lo Urgente nos toma mucho mas del tiempo necesario y vamos dejando Lo Importante, porque en ese momento
    No Es Urgente. Mas tarde lo pagamos caro, cuando nos encontramos con Cosas o acciones a realizar que son Importantes y
    a la vez Muy Urgentes, con crisis o pérdidas graves.
    Planificar semanal mente es bueno, así podremos siempre dejar un momento para la Reflexión o esa visita estratégica que
    debemos hacer para el futuro cercano.
    Terminamos el día agotados de “Apagar incendios” y si analizamos criticamente no aportaron a las metas, ocupandonos de
    nimiedades.